CERRAR
TRÁMITES EN LÍNEA

Últimas

Noticias

Cómo lograron 11 empresas santandereanas aumentar su productividad un 15%

Cómo lograron 11 empresas santandereanas aumentar su productividad un 15%
Esto fue posible gracias al programa ALPES Santander Productivo, desarrollado por la Cámara de Comercio de Bucaramanga en alianza con INNpulsa Colombia, a través de los recursos de cofinanciación no reembolsables que ofrece el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.
Luego de un proceso de ocho meses, 7 empresas del área metropolitana de Bucaramanga, 2 de San Gil, 1 de El Socorro y, 1 de Villanueva, lograron aumentar su productividad global en un 15%, además, disminuyeron sus tiempos de producción hasta en un 19% y el consumo energético hasta en un 16%. Igualmente la rentabilidad registró un aumento positivo del 15%, a partir de las mejoras en defectos generados durante la producción, control de inventario y, las devoluciones.
 
Esto fue posible gracias al programa ALPES Santander Productivo, desarrollado por la Cámara de Comercio de Bucaramanga en alianza con INNpulsa Colombia, a través de los recursos de cofinanciación no reembolsables que ofrece el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.
 
ALPES,  vincula el conocimiento y la experiencia de los participantes, junto con la versatilidad que brinda la metodología de “Extensionismo Tecnológico”, con la finalidad de aumentar la productividad de las empresas. Esta metodologías, es desarrollada a partir de la sinergia generada con la Corporación Centro Nacional de Productividad, una de las pocas entidades certificadas en el país para impartir dicho conocimiento y replicarlo.
 
Quiénes son estas empresas y cómo fue el proceso
 
 
Deportivos Coronel Ltda, C.I. J&C S.A.S, Distritaol Ltda, Comidas Rápidas María José S.A.S, Creaciones Bordino Ltda, Industrias Fimar, Fundiciones Reyor, Mis Bordados Ltda, Proditexco S.A, Fábrica de Chocolate y Café San Rafael Ltda Y, Magazín Paris, cursaron por tres fases durante los ocho meses que duró el programa.
 
Durante la primera fase,  los expertos se enfocaron en el conocimiento a profundidad de la organización, realizando para ello un diagnostico situacional, el cual confronta la información arrojada por el empresario, contra una lista de mejores prácticas gerenciales extraídas de metodologías aplicadas en Japón y Norte América.
 
Luego de ello y por medio de una calificación cualitativa se determinan las acciones a seguir por la organización, generando un “plan de trabajo”. 
 
Durante la segunda fase, inicia la implementación. Que no es otra cosa que realizar la ejecución, adaptación y adecuación de las practicas gerenciales propuestas, con la intención de mejorar a través de dinámicas individuales y grupales, que aseguren la transferencia de conocimiento por parte del “Extensionista”, quien es el profesional idóneo que desarrollará la metodología en un determinado tiempo. 
 
Durante la tercera fase y, después de concluido el tiempo de adaptación a la dinámica de trabajo, inicia la “Evaluación”, en la que el empresario podrá evidenciar los resultados positivos para su organización. Que generalmente se basan en mayores oportunidades para satisfacer la demanda con el aumento de su oferta de productos, generada a partir de un mejoramiento en los tiempos de procesos de producción, un mayor ahorro de energía a partir de las prácticas de reducción de consumo, así, como ambientes de trabajo mejor adecuado y con mayores beneficios.